En este artículo te explicamos cómo ahorrar energía en tu vehículo tanto si es eléctrico como de combustión.

¿Estás pensando en comprar un vehículo eléctrico pero no te atreves a dar el paso? Sin duda, un coche de esta modalidad es una buena opción de compra porque son vehículos con casi ningún coste de mantenimiento y de gran durabilidad pero, aunque la electricidad siga siendo más económica que los combustibles, lo cierto es que si no se escoge bien una tarifa eléctrica, te puede salir muy caro. Igualmente te puede salir caro si no optimizas bien el uso del coche eléctrico. En este artículo te vamos a explicar con todo lujo de detalles cómo conseguir ahorrar energía con tu coche eléctrico.

 

¿Qué tarifas energéticas elegir?

Contratar la luz con una tarifa específica para un vehículo eléctrico es esencial para que puedas cargarlo en la casa sin arruinarte. En cualquier caso, si tienes en tu casa no hay aún suministro, tendrás que dar de alta la luz antes de escoger la tarifa. Actualmente en todas las compañías ofrecen tarifas de luz especialmente indicadas para el vehículo eléctrico, un contrato de luz con discriminación horaria en tres periodos y con el coste de la electricidad mucho más económico durante las horas nocturnas.

Iberdrola es una de las comercializadoras eléctricas que ofrece esta tarifa, aunque no es la única. Si estás interesado en contratarla, puedes llamar por teléfono a Iberdrola o acudir a una oficina de Iberdrola para efectuar la gestión. Lo mismo habría que hacer en el caso de que la comercializadora de tu elección sea Endesa, Holaluz, EDP, etc. ¿Y qué ocurre si no encuentras una tarifa adecuada para tu consumo? ¡No te preocupes! Utiliza un comparador energético, una herramienta que te filtrará los contratos de electricidad que más se adecuan a tu consumo.

Con unas tarifas eléctricas adecuadas, disfrutarás de la conducción de tu vehículo eléctrico en las mejores condiciones. En cualquier caso, sigue siendo importante ahorrar energía, por lo que debes asegurarte de optimizar al máximo la energía usando tu vehículo solo para distancias que no puedas ir andando o en bicicleta y tratando de llevar siempre el coche a la máxima carga de pasajeros; es decir, no usarlo solo para una persona.

 

¿Y qué ocurre si no tengo vehículo eléctrico?

Actualmente el vehículo eléctrico sigue siendo minoritario porque, a la hora de repostar, se necesita más tiempo de carga y, además, no se encuentran tan fácilmente como las gasolineras. Por ese motivo, a continuación te vamos a explicar cómo ahorrar energía en tu coche de combustión, tanto si es de diésel como de gasolina.

– Si tu coche es de gasolina, tienes que iniciar la marcha inmediatamente para ahorrar energía mientras que si es de diésel tienes que esperar unos segundos.
– Al arrancar el coche no hay que evitar pisar el acelerador para así no derrochar energía.
– Cuando se va a más de 100 kilómetros por hora de multiplica el consumo de carburante, por tanto es conveniente siempre moderar la velocidad.
– Nunca frenar en seco, mejor hacerlo de forma suave.
– Revisa periódicamente tu vehículo para que esté siempre en las mejores condiciones.

Si quieres más consejos para ahorrar energía puedes encontrar más en este artículo.

 

También te puede interesar